permisos en linux

Hay veces que tienes que cambiar los permiso de folders (directorios) en linux. pero muchas veces no te lo permite hacer desde la interface grafica, asi que como siempre utilizamos la terminal para cambiarselo. Para cambiar los permisos para que todos puedan leer y escribir en un folder ponemos este codigo chmod 777 FOLDER_NAME pero … Continue reading “permisos en linux”

Hay veces que tienes que cambiar los permiso de folders (directorios) en linux. pero muchas veces no te lo permite hacer desde la interface grafica, asi que como siempre utilizamos la terminal para cambiarselo.

Para cambiar los permisos para que todos puedan leer y escribir en un folder ponemos este codigo
chmod 777 FOLDER_NAME

pero que pasa si tenemos archivos y folders dentro de ese folder. pues tenemos que cambiar los permisos de los subfolders y archivos que tenemos dentro de el.
chmod -R 777 FOLDER_NAME

que es la ley sopa?


Ya desde hace buen tiempo se viene hablando de la ley SOPA (Stop Online Piracy Act), un proyecto de ley presentado en octubre del 2011 que tiene como objetivo combatir la descarga ilegal de contenidos con derechos de autor subidos a la red (en teoría).
Es decir, todas tus series favoritas, las cuales bajas a tu computadora o simplemente ves en línea a través de algún sitio en Internet, incluyendo música y libros electrónicos principalmente, serán sacadas de la red junto con un bloqueo de la web que las aloja.
¿Y por qué es malo que esta ley no me permita consumir contenidos ilegales?
Bueno, es esa una muy buena pregunta. Y no voy a defender el consumo de contenidos ilegales, aunque tampoco me voy a mostrar en contra. He visto que muchos se muestran a favor porque ya no podrán ‘compartir’ los enlaces y que eso atenta contra la libertad en Internet. Razón que me parece de lo más egoísta y menos pensada que se puede dar.
En ese sentido no la defiendo porque es utilizar piratería en favor de propósitos meramente de entretenimiento, pero tampoco me muestro en contra porque gracias a la piratería, muchos profesores y alumnos de bajos recursos pueden acceder a contenidos altamente educativos, a los que no podrían llegar a través de medios ‘normales’.
¿Solo por las descargas ilegales debería preocuparme la ley SOPA?
En realidad no, esa solo es la parte más superficial del tema. Lo realmente importante son todos los sitios que se pueden bloquear por el tema del copyright que afectarán la base de Internet, la conexión global y comunicación. Aquí tres importantes razones:
– Menos iniciativas en la red: Al tener a vigilantes SOPA en Internet, muchos ‘startups’ o proyectos no recibirían el apoyo financiero de cualquier tipo de inversión por el temor a ser bloqueados en cualquier momento, lo cual derivaría en la pérdida de capital, tiempo y oportunidades a los emprendedores.
– Adiós a Facebook, Twitter y redes sociales: Como la ley SOPA tiene la facultad de bloquear cualquier tipo de contenido con copyright subido por usuarios o propietarios del sitio, todas las webs basadas en comunidades y con muchísimo contenido subido por millones, sufriría el bloqueo porque sería inevitable que se alojara contenido con copyright. En otras palabras, se van las redes sociales, se va la comunicación rápida y eficiente (en otros casos simplemente la anularía por ser la única vía) con seres queridos, amigos lejanos e incluso contactos profesionales.
– Atenta contra la libertad de expresión: Digamos que un reportero ciudadano sube un video a Youtube informando sobre algún tema noticioso o, alguien decide subir contenido periodístico de algún lugar lejano para conocer sobre algún hecho terrible, podría ser bloqueado.
Si un periodista escribe un artículo que, a pesar de no infringir derechos de autor, enlaza a un video de Youtube o algún sitio web que no es bien visto por SOPA, también sería bloqueado. Los medios tendrían que someterse a una autocensura para evitar problemas, el periodismo ciudadano chocaría contra un muro.
Pero esto solo afecta a Estados Unidos, ¿no?
Ehrmm… Sí y no. El tema es que gran parte de los sitios web en Internet están alojados en Estados Unidos y cuentan con dominios allí, lo cual los hace sujetos de esta ley. En nuestro país el tema no sería muy diferente por al siguiente razón.
“(…) el Perú viene negociando el famoso Trans Pacífic Partnership Agreement (TPPA) que abarca también un capítulo dedicado a los derechos de autor en Internet con una lógica similar a SOPA y PIPA. Siendo Estados Unidos el principal promotor de TLCs y de tratados plurilaterales como el TPPA es muy probable que si se logran aprobar SOPA y PIPA estas influyan en, tanto la implementación del TLC como la negociación del TPPA. Ajustes más, ajustes menos, si ya importamos la DMCA ¿por qué no SOPA y PIPA?”, según dice el abogado especialista en derecho de las telecomunicaciones Óscar Montezuma.
Conclusión
Como redacté líneas arriba, la ley SOPA no me parece en principio mala, realmente creo que defiende algo justo. Sin embargo, creo que primero debería especificarse claramente contra qué tipo de contenidos será hecha para evitar conflictos, todo esto si tenemos en cuenta que esta iniciativa ha sido impulsada principalmente por las industrias del cine y la música a través de parlamentarios estadounidenses. ¿Por qué? Porque hace tiempo que están perdiendo dinero debido a la piratería.
Podrían ofrecer servicios en línea en conjunto, como se hizo con el iTunes de Apple u ofrece Spotify, sin embargo, el tema es que cada sello discográfico quiere el mayor pedazo de la torta, hecho que no ayuda a la colaboración. Pero ese ya es otro tema. En fin, solo debo añadir que detrás de esta ley se mueven millones de dólares y harto lobby.
Espero haber ayudado en algo a comprender esto de la ley SOPA, se llevará a cabo el 24 de enero así que a cruzar los dedos. Un fuerte abrazo!

Fuente: Technovida

IPv6: La resistencia es fútil

La siguiente informacion es tomada directamente y con permiso de emezeta
http://www.emezeta.com/articulos/ipv6-la-resistencia-es-futil
La informacion esta tal cual como se encuentra en la pagina original. Me parecio una buena resena y quiero compartirla con ustedes sin tener que mandarlos directamente a la pagina.

IPv6: La resistencia es fútil

 

Internet funciona actualmente bajo un protocolo llamado IP (concretamente, IP versión 4 o IPv4). Tanto visitando Youtube desde nuestro ordenador, escribiendo en Twitter desde nuestro móvil o nevera, como comprando libros desde un lector de ebooks, estamos utilizando unas normas definidas desde el año 1984.

Estas normas indican que cualquier dispositivo que se conecte a Internet, debe adquirir una dirección IP -una especie de DNI- que nos identifica (no como persona, sino como usuario único) y diferencia de otros usuarios.

 

Pero si tenemos en cuenta la velocidad a la que avanza la tecnología, la velocidad a la que ha crecido Internet y la velocidad media de una golondrina sin carga, nos tropezamos con un problema que ha aparecido repetidamente durante estos años: la escalabilidad (o lo que es lo mismo, “esto ha crecido más de lo que esperábamos”).

 

Probablemente, alguna vez hayas leído o escuchado en los medios algún título apocalíptico como “La sequía ha llegado: se acaban las IPs de Internet” o “IPs en peligro de extinción”. Se refieren al hecho de que, con el actual esquema IPv4, se han llegado a los límites de diseño del protocolo.
Para hacernos una idea más exacta de lo que es una dirección IP y la cantidad de IPs que se pueden generar con este sistema actual, veamos el siguiente gráfico:

La dirección IP está formada por 4 octetos (grupos de 8 bits -hablando en sistema binario- o números del 0 al 255 -hablando en sistema decimal-).
Pero centrémonos en las posibles direcciones que se pueden generar. 4.294.967.296 direcciones IP. Un número considerable para el momento en el que fue creado. Sin embargo, insuficiente para dar una dirección IP a cada persona del planeta con la población mundial actual (6.900.000.000 habitantes aproximadamente). Y ni hablar si quieres también una dirección IP en el móvil, iPad, consola, etc…

Para intentar evitar este agotamiento de IPs, se fueron desarrollando algunos “parches”, entre otros, que lo frenaban en la medida de lo posible:

  • Redes privadas: Empresas, organizaciones, o incluso hogares con ciertas IPs reservadas como una “Internet local”.
  • DHCP: Posibilidad de establecer direcciones IP estáticas, o por otra parte, IP dinámicas, que permiten ser reutilizadas cuando no están en uso.
  • NAT: Traducción de IPs entre dos redes. Generalmente usada para interconectar redes privadas e Internet.
  • CIDR: Debido a la mala distribución de IPs, se ideó un sistema de división de rangos de IPs más eficiente y flexible.

 

Pero la resistencia es inútil. Las direcciones IP en IPv4 se han agotado y hay que prepararse para el cambio a su nueva versión (IP versión 6 o IPv6), que solucionará el problema del límite de IPs, aprovechando la ocasión para introducir cambios de diseño muy interesantes:

  • Auto-configuración: Posibilidad de que los propios dispositivos se configuren solos al conectarse a una red.
  • Seguridad: El cifrado y autenticación mediante IPSec es obligatorio (en IPv4 es opcional), por lo que las comunicaciones serán más seguras.
  • Optimización: El diseño de la información enviada ha sido optimizada y simplificada, de forma que tanto los envíos como los procesos que se realizan en los dispositivos de red (como routers o similares) es mucho más eficiente.

 

Lo primero será acostumbrarse al nuevo sistema. Veamos como será IPv6, con un gráfico similar al anterior (la siguiente dirección IPv6 es utilizada para fines de documentación. Aquí asignaciones oficiales):

 

Parece complejo, pero da esa impresión sólo por dos razones:

  • La longitud de la nueva dirección IP, que pasa a ser considerablemente larga. Esto es necesario para asegurar un alto número de IPs.
  • El uso del sistema hexadecimal en lugar de los números decimales de la dirección IP en IPv4. Esto consigue que la dirección IP sea más corta que si la representamos con números decimales.

 

La nueva dirección IP está formada por 8 grupos de 4 dígitos en hexadecimal. Esto es así porque, de ser representados en decimal como en IPv4, los grupos serían de 0 a 65535, en lugar de 0 a 255, algo excesivamente complejo.
Además, como se ve en el gráfico, existen varias formas alternativas de representación de una IP, reduciéndola a un formato más manejable. Todas las siguientes IPs son equivalentes:

 

La siguiente hipotética dirección IP (del ejemplo del gráfico) es equivalente a las representaciones siguientes:

  • 2001:0DB8:F181:0000:0000:0000:0000:0000
  • 2001:0DB8:F181:0:0:0:0:0
  • 2001:DB8:F181:0:0:0:0:0
  • 2001:DB8:F181::0:0:0:0
  • 2001:DB8:F181::0:0
  • 2001:DB8:F181::

 

Como hemos visto, el cambio de una IP de 32 bits (IPv4) a una IP de 128 bits (IPv6), nos proporciona una increíble cifra de 340 sextillones de posibles IPs, o lo que es lo mismo ¡670 mil billones de IPs por mm² de la superficie del planeta!

Así que, aunque Chuck Norris ya utiliza sin ningún tipo de problema direcciones IP de IPv6, estamos en el momento perfecto para organizarnos y plantearnos el cambio a este nuevo sistema sin que nos pille desprevenidos.
El Ministerio de Industria, Turismo y Comercio ha lanzado IPv6.es, una plataforma con información clara y abundante sobre el tema, y algunas herramientas interesantes, como un test de conectividad IPv6 para saber si estamos preparados para el cambio.

¡A prepararse!

Los usuarios son los que más fácil lo tienen. Los sistemas operativos soportan desde hace varios años IPv6 (¡incluso Windows 98!). Las empresas y los proveedores, por otra parte, tienen una carga de responsabilidad mayor.

  • Routers y dispositivos: Los routers mediante los que acceden a Internet deben soportar IPv6. Si disponemos de routers de código abierto, es posible que se realicen actualizaciones para soportar IPv6. Si adquirimos uno nuevo, ya conviene ir mirando estos detalles. Lo mismo con smartphones, tablets, etc. Afortunadamente, la mayoría de ellos ya tienen soporte para IPv6.
  • Proveedor de Internet: Nuestro proveedor de conexión a Internet también debe estar preparado y ofrecer soporte para IPv6.
  • Aplicaciones o servicios web: Esto afectará sobretodo a las empresas, ya que son los responsables de que su aplicación funcione correctamente en IPv6. Es posible que exista software diseñado específicamente para IPv4 y tenga que ser reescrito. Lo mismo con productos que ofrecen servicios como podrían ser páginas web.

 

No obstante, este paso desde IPv4 a IPv6 no será un cambio drástico, sino que existirá, durante varios años, un proceso de transición a IPv6.
El próximo 8 de junio de 2011, se celebrará el World IPv6 day, un evento en el que varias empresas (Google, Facebook, Yahoo y Akamai entre ellas) ofrecerán sus servicios utilizando IPv6, como una primera prueba mundial a gran escala.

Espero que todo esto sirva para tener un poco más claro este tema y ayude en la medida de lo posible a irnos adaptando al nuevo “formato” de Internet.